Consultoría estratégica

Planificar el futuro de la empresa, es un proceso crucial y lleno de incertidumbre. En PSA Consultores & Abogados  analizamos las capacidades de la empresa y la situación de los mercados en los que interactúa,  con tal  de defininir  junto a las empresas cual debe ser el posicionamiento y las estrategias que permitirán alcanzar sus objetivos.

El Plan Estratégico

El Plan Estratégico es un documento que recoge las principales líneas de acción, es decir, la estrategia, que una organización se propone seguir en el corto y medio plazo.
Así, el Plan Estratégico se redacta en función de los principales objetivos que la organización pretende y en él se especifican las políticas y líneas de actuación concretas orientadas a la consecución de los objetivos y los intervalos de tiempo precisos que deben ser cumplidos para cada una de las acciones propuestas.
El motivo último para la realización y seguimiento de un Plan Estratégico debe ser el obtener una ventaja competitiva derivada de la visualización y clarificación de cuales deben de ser las líneas de actuación que debe de seguir la empresa para lograr sus objetivos a medio plazo..

Gerencia Asistida

La Gerencia Asistida es un instrumento utilizado en situaciones en las que se requiere que un profesional externo asuma la responsabilidad de la gestión  de manera temporal en una determinada compañía. Implica la gestión operativa diaria y la coordinación de las diferentes áreas de la empresa estableciendo mecanismos de reporte y un seguimiento permanentes con la propiedad. Los objetivos de la gerencia asisitida son los siguientes:

  • Sustitución de las funciones del gerente de manera temporal.
  • Permitir un relevo en la gerencia con el menor impacto posible.
  • Hacer frente a situaciones en las que exista un vacío de poder.
  • Seleccionar la futura gerencia con el tiempo necesario para hacer una correcta selección.
  • Evitar un deterioro del clima social existente en los trabajadores de la empresa.
  • Evitar un deterioro de la imagen externa de la empresa, (proveedores, clientes, otros). Se ofrece como una solución aplicada a situaciones problemáticas derivadas de una crisis, entendida no necesariamente como una situación negativa, sino como una situación en las que se viven cambios profundos en la compañía.

Las ventajas proporcionadas por una figura de este tipo son múltiples, detallándose a continuación las más representativas:

  • Se aporta una metodología de trabajo contrastada en otras empresas, en cuanto a las labores de organización y planificación a medio y largo plazo, la puesta en marcha de instrumentos de trabajo a utilizar y procedimientos de organización y control internos.
  • El consultor que se responsabiliza del trabajo, aun conociendo la empresa en profundidad, lleva a cabo su actividad desde la distancia condición que permite mantener una visión estratégica, sin dejarse llevar por la problemática del día a día.
  • Se lleva a cabo por un equipo multidisciplinar, capaz de aportar diferentes puntos de vista.

Situaciones de crisis

En este caso, entendemos por  situaciones de crisis, aquellas que se generan por una disminución progresiva de la caja hasta que ésta no logra hacer frente a los pagos, generando el bloqueo de la empresa. Se puede llegar a una situación así por diversos motivos, entre ellos, los más comunes son:

  • Reducción progresiva de la facturación
  • Impagos de importancia por parte de los clientes
  • Políticas de inversiones erróneas
  • Políticas financieras erróneas.

Un  error frecuente por parte de las empresas es solicitar ayuda profesional cuando la situación es casi irremediable y en lugar de tomar medidas para salvar o reorientar la compañía lo único que se puede hacer es minimizar la caída.
En situaciones así, es imprescindible actuar con rapidez y profesionalidad. Se ha de  establecer un plan de pagos que permita que la empresa cuente con la liquidez suficiente para que no se paralice su actividad ni entre en situación de concurso.
Habitualmente, el plan de pagos establecido exigirá que se renegocien las condiciones de pago con nuestros acreedores y proveedores y en todas las situaciones será imprescindible transmitir una imagen de confianza al mercado.
Paralelamente, debemos centrarnos en analizar cuáles han sido las causas que han generado esta situación para diseñar políticas capaces de devolver a la empresa a una situación de solvencia.